Argentina es líder en exportación mundial de jugadores de fútbol

En el ultimo informe de la empresa Euromericas Sport Marketing, única en la medición mundial de la industria deportiva, detalla que en 2019, Argentina se consolidó como líder mundial en exportación de jugadores por décimo año consecutivo, con un total de 3890 jugadores, seguido por Brasil por un total de 2780.

Al liderazgo argentino en el ranking, les siguen en tercer lugar México con 578 jugadores, Colombia con 411, Paraguay con 376, Uruguay con 324, Perú Perú con 212, Ecuador con 198 y Chile con 145.

“En lo que corresponde a la última década, las exportaciones de jugadores argentinos aumentó en un 1450 %, el 82% tienen como destino las 5 ligas top de Europa, pero han crecido destinos en como Estados Unidos, y la tendencia más fuerte es China, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos en últimos cuatro años», explica el creador del estudio de medición y profesor emérito en Marketing Deportivo, Gerardo Molina.

“Como valor agregado que caracteriza a este gran negocio, el informe señala el crecimiento en la Argentina del 61% de las exportaciones realizadas desde academias de fútbol o clubes privados y no desde los clubes profesionales afiliados a la federación. Acá juega un rol importante la figura de los intermediarios o representantes de los jugadores, quienes realizan y manejan las operaciones comerciales con las familias del jugador y no con los directivos de clubes», agrega Molina.

Es decir que la exportación de grandes jugadores no solo empobrece el nivel deportivo local, sino que tampoco los grandes clubes, mayormente quebrados, vislumbran por lo general una compensación económica acorde con el creciente interés sobre los jugadores que surgen de sus canteras o divisiones inferiores.

A partir del año 2005 se incorporó al reglamento de la FIFA el denominado mecanismo de solidaridad, por el cual si un jugador es transferido antes del vencimiento de su contrato, el 5% del pago realizado es otorgado al club que educó y formó el jugador antes de los 23 años, en tanto lo haya transferido previamente a esta edad profesional. Si son varios los clubes en los que el jugador estuvo antes de los 23 años, ese 5% se redistribuye. Este derecho de formación perdura toda la vida deportiva del jugador y es de carácter internacional.

El informe también presenta un muestreo complementario para conocer las opiniones más relevantes de los hinchas de los dos países lideres. En Brasil, un 65% opinó que no se debería seguir exportando jugadores, y similar fue en Argentina un 76% expreso que «el fútbol del país es uno de los más fuertes del mundo y, por ello, tiene  el derecho de tener sus jugadores en su propio territorio, generar torneos competitivos y para ello no hay que exportarlos como moneda corriente».

Según Gerardo Molina, «las operaciones del año 2019 están llevando a la Argentina a vivir un momento crítico, se está empezando a perder parte de la identidad dada la decadencia ante la falta de jugadores de categoría ya que un jugador que muestra algo diferente es vendido automáticamente al extranjero. Estas ventas influyen y hacen un fútbol mediocre, no competitivo como son las grandes ligas de Europa. Es lo que hay y es un tema muy importante para los entrenadores porque no logran continuidad y no logran armar buenos equipos».

WhatsApp chat